Acerca de Vitalis

La semilla orgánica

Si bien México no posee un estándar nacional para la semilla orgánica, la mayoría de los acgricultores orgánicos en México están calificados por certificadores de semilla orgánica basados en Norteamérica o en la Unión Europea que siguen las reglamentaciones que favorecen el uso de semilla orgánica para los sistemas de producción orgánica. Esto es especialmente relevante considerando que el 90% de los productos cultivados orgánicamente en México son exportados a Norteamérica, y por lo tanto deben cumplir con las reglamentaciones de Norteamérica.

Además, mientras la Ley Fitosanitaria Federal Mexicana, Norma Oficial Mexicana NOM-006-FITO-1995 establece que todas las semillas importadas a México deberán estar tratadas de acuerdo con los requerimientos estipulados en esta ley (las semillas deberán ser tratadas con uno de seis tratamientos químicos), SENASICA ha propuesto ahora un artículo en la ley de semillas que otorgará una excepción para la importación de semilla orgánica a México sin tratamiento químico si se consideran los siguientes lineamientos:

Articulo 89. Para la importación de vegetales, sus productos y subproductos con categoría de orgánicos, o que serán utilizados en la producción orgánica, donde no sea posible la aplicación de un tratamiento químico, debido a que se pierde la condición orgánica del artículo reglamentado, el importador debe presentar una solicitud acompañada de la información técnica y/o científica que fundamente la alternativa fitosanitaria al tratamiento químico.
En Vitalis, creemos en desarrollar sistemas de producción orgánica con semillas producidas orgánicamente.

La semilla producida a través de métodos convencionales no puede ser utilizada para alcanzar completamente las metas de la agricultura orgánica porque estas semillas se someten a productos químicos incluyendo sintéticos, fertilizantes, pesticidas y herbicidas. Las semillas de Vitalis son producto de técnicas de producción orgánicas que funcionan con sistemas biológicos tales como la rotación de los cultivos, siembras simultáneas, fertilización orgánica, control natural de patógenos, y cultivo mecánico para el control de la mala hierba para manejar la producción de semillas orgánicas.

Vitalis apoya estos estándares mediante el mejoramiento y la producción de semillas orgánicas utilizando sistemas de producción orgánicos, y asegurando que las variedades resultantes posean los más elevados estándares genéticos y de pureza en el mercado.

Sistemas de producción orgánica
La agricultura orgánica se distingue de los sistemas de producción convencionales por la utilización de sistemas naturales para manejar la producción de los cultivos. Es por eso que la agricultura orgánica confía en la relación simbiótica entre los microorganismos y la materia orgánica, el clima, la presencia de insectos beneficiosos, y así sucesivamente. Estas diferencias dan lugar a la necesidad del uso de semillas producidas orgánicamente que pueden:

  • Resistir a las enfermedades
  • Mineralizar nutrientes con eficiencia
  • Comportarse vigorosamente durante el cultivo mecánico

Técnicas permitidas
Si bien no existen actualmente pautas oficiales para definir el mejoramiento de plantas orgánicas, han surgido algunos principios fundamentales:

  1. Primero, la modificación transgénica es generalmente considerada inadecuada para los sistemas orgánicos, y todas las reglamentaciones para la certificación “orgánica” existentes explícitamente prohíben el uso de organismos modificados genéticamente [genetically modified organisms (GMOs)] para la producción orgánica. Ver nuestra declaración oficial Vitalis sobre la necesidad de no usar GMOs (por sus siglas en inglés).
  2. Segundo, las técnicas de mejoramiento que violan la integridad de las células de las plantas o limitan la capacidad de perpetuación natural de las especies de cultivos, incluyendo la fusión del protosplato y la esterilidad citoplasmática masculina [cytoplasmic male sterility (CMS)], son consideradas menos deseables en el mejoramiento orgánico.
  3. Tercero, se acepta el uso de variedades cultivadas híbridas, debido a que esta técnica de mejoramiento no cruza artificialmente las fronteras de las especies (se permiten las cruzas naturales entre las especies estrechamente relacionadas, y hasta las especies usadas en producciones clásicas, con organismos que no han sido modificados genéticamente).
  4. Cuarto, el patentado de los genes para proteger las inversiones en los programas de mejoramiento es filosóficamente antitético a los principios de la agricultura orgánica.
  5. Finalmente, se respetan y aceptan los Derechos del Productor [Breeder's Rights].

Diferenciación del mercado
Con el crecimiento del mercado orgánico a razón de un 20% anual durante la última década, las expectativas del consumidor aumentan motivadas por factores que incluyen:

  • La percepción del incremento en el valor nutritivo
  • El sabor La singularidad del producto
  • La administración del medio ambiente
  • El desarrollo de la comunidad a través del apoyo a su sistema local de alimentos

Estos factores informan las estrategias de mejoramiento para la agricultura orgánica. Mientras que la agricultura convencional puede estar enfocada en áreas regionales de producción grandes para las variedades de alto rendimiento que tienen un buen desempeño en los sistemas de agricultura convencionales de elevada inversión, las variedades orgánicas ofrecen peculiaridades muy apreciadas que incluyen:

  • Una demostrada eficiencia en su uso de los nutrientes
  • Una amplia resistencia a los insectos dañinos y patógenos
  • Un excelente sabor, apariencia y color
  • Una semilla de excelente calidad y viabilidad

En Vitalis, nuestros programas de mejoramiento incluyen nuestros propios cultivos así como también las nuevas variedades que resultan de nuestra colaboración con los extensos programas de mejoramiento de Enza Zaden. Esta colaboración nos permite ofrecer continuamente nuevas y novedosas variedades que armonizan idealmente con los métodos de agricultura orgánicos y con las necesidades y expectativas del mercado consumidor orgánico que se expanden continuamente.

Tecnología genética
La agricultura orgánica rechaza el uso de plantas que han sido modificadas genéticamente o alteradas utilizando tecnología genética.

Esto está de acuerdo con:

La norma 205.105 de USDA NOP, declara que no se permite el uso de organismos modificados genéticamente (GMOs por sus siglas en inglés) y productos derivados, según se describe en la norma 205.2, en los cultivos orgánicos y/o en los productos orgánicos. La norma 2092/91 de la Unión Europea, declara que no se permite el uso de organismos modificados genéticamente (GMOs por sus siglas en inglés) y productos derivados, según se describen en la norma 90/220/EC, en los cultivos orgánicos y para los productos orgánicos.

Desde el mejoramiento hasta la producción, ninguna semilla Vitalis se deriva de o se produce utilizando organismos modificados genéticamente (GMOs por sus siglas en inglés) o sus derivados, y se han tomado todos los pasos razonables para evitar cualquier contaminación de este tipo. Ver nuestra declaración oficial Vitalis sobre el no uso de GMOs (por sus siglas en inglés).

Para obtener información adicional sobre la tecnología genética, ir a: http://www.fibl.org/en/homepage.html.